EN  LA  PASTORAL  DE  FAMILIA  ES
ACONSEJABLE  USAR  LOS  VALORES  DE  VIDA

El responsable de la Pastoral de Familia en la Diócesis es el señor Obispo. Como Padre y Pastor es el guía de la Pastoral de Familia. Debe dedicar interés, atención, tiempo, personas, recursos; y sobre todo apoyo personal a las familias y a los grupos dedicados a la Pastoral de Familia, así como a los de Misión Familiar Cristiana.  Procurará particularmente que la propia Diócesis sea cada vez más una verdadera “familia Diocesana”, modelo y fuente de esperanza para tantas familias que a ella pertenecen.  La creación del Pontificio Consejo para la Familia se ha de ver en este contexto, como un signo de la importancia que se atribuye a la Pastoral de Familia en el mundo, para que al mismo tiempo sea un instrumento eficaz,  a fin de ayudar a promoverla a todos los niveles.

Los señores Obispos se valen de modo particular de los sacerdotes, cuya tarea  constituye una parte esencial de la Pastoral de Familia dedicada al matrimonio y a la familia. La misma responsabilidad para los diáconos a quienes eventualmente se confíe el cuidado de la Pastoral de Familia. La responsabilidad de los sacerdotes se extiende no sólo a los problemas morales y litúrgicos, sino también a los de carácter personal y social. Ellos deben orientar a la familia en sus dificultades de violencia familiar y sufrimientos, acercándose a ellas, ayudándoles a ver su vida a la luz del Evangelio, con programas de orientación familiar mediante grupos parroquiales, movimientos, que se dediquen con mucho interés a atender a las familias,  especialmente en crisis.

El sacerdote o el diácono preparados adecuada y seriamente para la Pastoral de Familia, deben comportarse constantemente con respecto a las familias, como padre, hermano, pastor y maestro, ayudándolas con planes de orientación familiar e iluminándolas con el valor de  la verdad.  Por lo tanto, su enseñanza y sus consejos deben estar siempre en plena consonancia con el Magisterio auténtico de la Iglesia,  ellos deben ser testimonio constante de los valores en su vida, de modo que ayude a las familias a vivir en armonía familiar,  lo que ha de aplicarse luego en la vida concreta.  Los cristianos comprometidos que trabajamos en movimientos o grupos parroquiales, en este caso nos estamos refiriendo a los miembros de Misión Familiar Cristiana, tenemos una gran responsabilidad de  evangelizar con los valores que enseña Jesús.  Debemos llegar a la conciencia  de  muchos  cristianos comprometidos de Misión Familiar Cristiana y  alentarlos  para que tengan un gran reto en este nuevo siglo, es difundir el Evangelio  en el mismo corazón de la familia, mediante los Valores de Vida.Debemos intentar evangelizar a la familia, para que ellos salgan de la violencia familiar en sus hogares por  la falta de valores, para que sean felices. El reto  es  Restaurar la   felicidad en las familias, por eso es importante pedir a la  jerarquía de la Iglesia que impulse la  Pastoral  de Familia y para que esto se haga realidad, se sugiere mucho trabajo  comprometido de los miembros de Misión Familiar Cristiana.  Esta  fidelidad al Magisterio  de  los  cristianos  comprometidos  de  Misión  y  de los sacerdotes, logrará  una  buena  unidad  de criterios para  que  las  familias vivan en armonia familiar, como una gran meta.

Los Pastores y cristianos comprometidos  de Misión Familiar Cristiana, que participan dentro de la Pastoral de Familia en la misión profética de Cristo, deben testimoniar su fe con las palabras y con la vida cristiana. La familia, como comunidad cristiana, con su peculiar participación y testimonio de fe, debe abrir un diálogo entre los pastores y los miembros de Misión,  con las familias. Los teólogos y los expertos en problemas familiares pueden ser de gran ayuda en este diálogo, explicando exactamente el contenido de la Pastoral de Familia  y de la experiencia de la vida en familia. De esta manera se comprenden mejor las enseñanzas de la Pastoral de Familia  y se facilita el camino para el progresivo desarrollo de las familias.  Cada día más la Iglesia le ha dado importancia a la Pastoral de Familia, porque evangelizando a la familia se desarrolla más la Iglesia y  se contribuye a que las familias vivan en armonía familiar  y salgan de la violencia familiar, ésta está haciendo  mucho daño  a la familia y a la  Iglesia.

En la Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida, Brasil, se ha dado mucha importancia a impulsar la Pastoral de Familia. Por estas razones desde El Vaticano se ha dado la disposición para que los Obispos de América Latina y el Caribe, vayan informando al Papa, de los avances continuos que realizan  en sus respectivos Obispados, sobre la Pastoral de Familia.   Hemos llegado a la conclusión que para impulsar en una forma más realista la Pastoral de Familia, debemos encontrar la raíz de  esta violencia familiar. Consideramos que la raíz de la Violencia Familiar es: “La mala formación que los padres damos a nuestros hijos, por  la falta de valores  en nuestro hogar, durante la crianza”.

Encontrada  la  raíz ,  es  importante  dar  la medicina , donde está  el secreto del  gran cambio  para que las familias sean felices  esta es:  “Basado en los valores de vida que son: la verdad, la justicia, la unidad, la libertad, la paz, la armonía, la vida, orientar  a los padres para que formen  bien la personalidad de sus hijos, y así disminuir los traumas  psicológicos, y de esta manera vivan una plena vida feliz. Nuestro objetivo final será que todos en sus hogares vivan en  ARMONIA FAMILIAR.  En el desarrollo anterior hemos anotado la importancia de los valores de vida para un gran cambio en la familia, luego desarrollaremos los valores de vida, que enseña Jesús. 

Los  Valores de Vida  son muy valiosos para ejercer una buena formación en la familia y en la sociedad.  Esto genera una mejor armonía en el hogar, solicitamos aplicar los  valores para impulsar  una Pastoral de Familia, como soporte de  la   Nueva Evangelización.   Los valores  de vida son: la verdad, la justicia, la unidad, la libertad, la paz, la armonía, la vida, valores que enseña  Jesús cuando  nos trae el mensaje de salvaciónEn todo momento cuando Jesús hablaba de los valores, daba testimonio de estos con su vida, recordemos que lo estaban juzgando y querían tener una prueba para crucificarlo, al no tener pruebas contundentes,  a los maestros de la ley se les ocurrió preguntarle: “¿Tu eres Hijo de Dios? y Jesús respondió: Tu lo has dicho”,  quería decir la verdad, que era Hijo de Dios, así demostró que siempre hay que decir la verdad, nada más que la verdad,  aunque en muchos casos nos cueste la vida, recordemos que Jesús fue sentenciado a muerte por decir que era Hijo de Dios, mejor dicho por afirmar la verdad.   Por esas razones es conveniente evangelizar en la Pastoral de Familia, con los valores de vida que nos llevan a la armonía familiar, es la forma más sencilla de evangelizar. Con la Pastoral de Familia es más fácil llegar  a los hogares de nuestros hermanos,  para que ellos busquen el Reino de Dios, y la Armonía Familiar  en su hogar.
A la Jerarquía de nuestraIglesia Católica, solicitamos amablemente impulsar más la  evangelización con los  Valores de Vida,  es un buen mensaje, da seguridad, madurez y fuerza a los evangelizadores y a la evangelización, porque estamos hablando de los valores que dieron testimonio nuestros Apóstoles, y que por defender estos valores y traernos el mensaje de  salvación,  los persiguieron y a algunos los mataron, esto nos da más convencimiento para evangelizar con los Valores de Vida, que fortalecen  nuestra Vida Espiritual.  

LOS   VALORES DE VIDA, CONOCIENDO,   REHABILITANDO   Y    CULTIVANDO.  Este ensayo  de los Valores está sustentado sobre la vida, por eso decimos valores de vida,  su jerarquía es: la verdad, la justicia, la unidad, la libertad, la paz, la armonía, la vida. DEFINICION: Científicamente los valores son un conjunto de elementos de vida, que están íntimamente ligados a  nuestra vida interna, están en nosotros desde el momento que tenemos vida, y van siendo reconocidos progresivamente por nosotros mismos y por nuestro espíritu. Debemos conocerlos, rehabilitarlos y cultivarlos para triunfar en la vida. Es muy importante conocer, rehabilitar y cultivar los valores.

Conocer los valores.  Si conocemos y aceptamos, que en nuestra vida interna existen valores, inmediatamente cambia nuestra forma de pensar, dedicando más tiempo a mirar más nuestra naturaleza interna.  Es decir, que empezamos a preocuparnos como poder manifestar los valores en nuestra vida interna.

Rehabilitar los Valores. Por no usarlos, se encuentran entumecidos, inmóviles y débiles, debemos rehabilitarlos gradualmente hasta que sean parte de nuestra vida.  De igual manera sucede cuando no usamos un miembro de nuestro cuerpo, porque este también permanecerá entumecido y debilitado. Pero si nos decidimos a usarlo, ese miembro del cuerpo será rehabilitado y reanimado gradualmente hasta que se ponga en acción en nuestra vida. De igual manera, si nos decidimos a usar los valores, podemos rehabilitarlos y entrenarlos a tal punto que podemos llegar ser unas personas de éxito.

Cultivar los Valores de Vida.   Si a los valores los conocemos y los rehabilitamos, debemos cultivarlos bien, para que siempre florezcan y den buenos frutos, en bien de nuestros hijos y de nuestra futura generación. Cuando las familias cultivan los  valores de vida, viven en armonía familiar.

Si no cultivamos los valores de vida  podemos llegar a la Violencia Familiar, que es la raíz de todas las violencias.Es importante una Política Municipal de Familia, basada en los valores de vida, para que se haga programas para luchar contra la violencia familiar, con la meta de que las familias vivan en armonía familiar, si esto es un éxito se estará realizando la revolución más grande de la armonía familiar.   De parte de la Iglesia es importante que cada día impulse más la Pastoral de Familia, para orientar a los padres con los valores, para que ellos formen bien la personalidad de sus hijos, y no halla violencia familiar en los hogares, eso seria un buen fruto de la Pastoral de Familia,  que debe evangelizar con los valores que nos enseña Jesús y que por defenderlos lo crucificaron, este testimonio de Jesús, nos debe dar toda la fuerza suficiente para pastorear las familias con los valores.

Cuando las familias  cultivan los  Valores de Vida,  sus  miembrospueden llegar a ser muy ingeniosos, con capacidades ilimitadas y harán grandes maravillas en la vida, como personas, como profesionales, como esposos,  y sobre todo como autoridades se proyectarán bien  hacia el futuro, engrandecerán su personalidad y pueden llegar a ser grandes líderes en su comunidad  y autoridades con una alta calidad de vida moral,  no caerán fácilmente en la corrupción. En este momento histórico, que tenemos una gran inseguridad ciudadana, una baja calidad de educación y una mala gobernabilidades tiempo propicio para luchar contra la violencia familiar  y realizar una gran cruzada de valores de vida a nivel nacional, tomando en cuenta los Valores mencionados.  Esta Cruzada, es  para sensibilizar a la sociedad para ir disminuyendo la extrema pobreza moral,  así será más fácil disminuir la extrema pobreza económica.   

LOS VALORES  DE VIDA SIRVEN PARA IMPULSAR  LA  PASTORAL DE FAMILIA. Estamos convencidos que para realizar una buena Pastoral de Familia, como parte de la evangelización, es necesario que la Iglesia  ayude más a impulsar  la Pastoral de Familia desde las Parroquias, Colegios, Organizaciones Vecinales y bases de AA.HH,  creemos que para una buena Pastoral de Familia debe haber programas de orientación familiar, basados en los Valores de vida que nos enseña Jesús, son: la verdad, la justicia, la unidad, la libertad, la paz, la armonía, la vida.  Con  estos programas las familias pueden llegar verdaderamente a vivir en ArmoníaFamiliarenelhogar,  como fruto de la PastoraldeFamilia,  consideramos que se estaría dando un paso para un gran cambio en la formación de los padres, para que ellos formen bien a sus hijos y esta cadena no debe romperse por ningún motivo. Si es que ponemos como columna vertebral los valores en los programas de orientación familiar, se conseguiría que el  valor supremo de la “Verdad”sea la semilla de la Pastoral de Familia,  recordemos que Jesús insistió mucho en el valor de la verdad,  El se dio cuenta que no le entendían bien este valor, por esta razón El  dijo: “Yo soy la verdad”,  y agregó “Vengo de la Verdad, y les enviaré el Espíritu de la Verdad”,  quiere decir que la Santísima Trinidad es la Verdad, todo esto refuerza muy bien la inclusión de los valores en la Pastoral de Familia.

Los Valores de vida como parte de la Pastoral de Familia, son para que adquieran conciencia del valor supremo de la Verdad, la Justicia, la Unidad, la Libertad, la Paz, sobre todo el valor de la verdad  y de la Armonía Familiar.  Los Valores de Vida, deben ser un principio básico para la  acción Evangelizadora de la Iglesia, como parte de la PastoraldeFamilia,  hacen que las familias tomen conciencia que  deben ser  evangelizadas con los valoresdevida, deben evangelizar en su  propia  familia, luego lo harán con mucha más experiencia.

La PastoraldeFamilia basada en los ValoresdeVida, tiene una dimensión progresiva que se desarrolla en las distintas etapas de la formación de la  personalidad,  comienza en la infancia  donde la enseñanza Catequista, debe tener un buen programa.  Para  los jóvenes se debe tener en cuenta que la preocupación mayor es descubrir los Valores que están ligados a su propia Vida, los Jóvenes  cuando  descubren el verdadero potencial de los valores de vida, se sienten felices, por  que ellos  aman la Verdad y la Justicia,  porque su anhelo es vivir en Paz , por eso es muy importante que los ValoresdeVida  sean la columna vertebral de una PastoralJuvenil, y de laFamilia.

Los frutos de la Pastoral de Familia comienzan  cuando la  Familia cultiva los valores de vida formalmente, es el momento en que las  familias van saliendo de la violencia familiar en su hogar,  que es el flagelo que  destruye la familia y la evangelización.   Sabiendo que en esta condición la Familia se enfrenta a nuevas responsabilidades que implican verdaderos retos y enormes desafíos, porque deben buscar  vivir en Armonía Familiar en  sus Hogares,como parte de  un gran  cambio.  En muchas ocasiones los matrimonios y las familias son incapaces por ellos mismos de resolver la Violencia Familiar, por lo que se hace necesaria la Pastoral de Familia,  que oriente y ayude a los esposos  con  “Retiros Conyugales” de dos días, con charlas adecuadas, por esposos que son un buen testimonio, porque cambiaron su vida, y mejoraron mucho las buenas relaciones entre esposos y entre padres  e hijos.  Estos Retiros debieran ser  impulsados por los Párrocos, dentro de  la Pastoral de Familia  con mucha fuerza. 

Reafirmamos impulsar la PastoraldeFamilia en las  Parroquias  y  CentrosEducativos, promoviendo los RetirosConyugales,  que se  realizan en una Casa de Retiro, de 2 días, con un ciclo de charlas, destinadas a “revisar el matrimonio”, para convencer a los esposos, que hagan un gran cambio en su vida matrimonial, hasta conseguir la armonía familiar en su hogar.  Así  se  ayuda a los esposos que tienen dificultades en sus relaciones conyugales, y comienzan un gran cambio en su matrimonio, para el bien de sus hijos.  Si  a estos esposos les dan un seguimiento adecuado después del Retiro, podrán ser los nuevos líderes de la Pastoral de Familia.  La Crisis que actualmente viven las Familias  y la multitud de conflictos que complican su restauración, exigen que un sistema altamente moral intervenga  para disipar esta problemática familiar, en este caso, son  los Valores de Vida  que  van a actuar como una gran palanca para restaurar la vida familiar.  Por esta razón, es necesario profundizar en los valores de  la Verdad, la Justicia,  la Unidad, la  Libertad, la Paz, la Armonía, la  Vida.   Además hay que promover con fuerza la existencia  de movimientos  de la Iglesia que  realicen  Retiros Conyugales como  parte de la  PastoraldeFamilia, dentro de  la  Nueva Evangelización, la  columna vertebral  debe  ser  la  PastoraldeFamilia  basada  en los valores de vida, valores que vivió Jesús cuando nos trajo el mensaje de Salvación, y  que por defenderlos le dieron muerte en la cruz.

Concluimos reafirmando que la Nueva Pastoral de Familia,  debe evangelizar mediante los valores de vida.  Jesucristo, el valor que defendió con más fuerza fue el valor de la verdad, y los demás valores. Por eso durante la Evangelización  debemos ponerle más fuerza al valor de la  verdad. Tenemos que poner toda nuestra inteligencia, toda nuestra sabiduría, para evangelizar con los valores de vida, como un camino más de salvación para las familias.

 Lima-Perú, 24/11/2009                                               AUTOR: ING. HERNAN  VASQUEZ CABRERA