ESCUELA DE ESPOSOS 

FUNDAMENTACION DEL TEMA: Históricamente es oportuno trabajar por las familias, para que vivan en Armonía Familiar  y dejen de lado la violencia y el abandono que hay en los hogares, basado en los valores de vida que son: La verdad, la justicia, la unidad, la libertad, la paz, la armonía, la vida. Porque la violencia familiar está destruyendo a la familia, por esta razón es de suma importancia para los esposos tomar conciencia de la gran responsabilidad que tienen en la formación de la personalidad de los hijos.  Porque es necesario que este conocimiento que es tarea primordial, se asuma en dos funciones diferentes, una como padres y en forma especial como esposos.

Como padres, formamos a nuestros hijos mediante normas, reglas y disciplinas y aun por medio de  principios y los valores de vida.  Es decir, hacemos el papel de maestros, enseñando a saber actuar con  sabiduría y  destreza, a vivir con inteligencia y ser aptos y hábiles para que descubran sus talentos.  También les dan confianza para que aprendan a desenvolverse por si solos, y empiecen los hijos  a ser mas responsables en la sociedad. Para esto, el padre deberá tener conocimiento de estas cualidades para dar lo mejor a sus hijos. Este tema se difunde más en la Escuela de Padres.

Como esposos, formamos a nuestros hijos con nuestro buen ejemplo de vivir, nuestros actos y nuestras buenas relaciones diarias con nuestra esposa, poniendo mucho énfasis en las cosas sencillas de la vida, es decir entre esposos es bueno que se den mutuamente: apachurrones, besos, regalos, piropos.  Aquí radican las bases de la formación de la personalidad moral, intelectual y espiritual de los hijos. Recordemos que los niños aprenden más por lo que ven, que por lo escuchan, por eso los educadores de nivel inicial usan mucho la enseñanza por el método visual, a través de objetos educativos.  Porque los primeros años de la niñez son decisivos en la formación de la personalidad de los seres humanos.

De la misma forma, la relación que existe entre el padre y la madre es el espejo de vida que tendrán los hijos, porque las armoniosas relaciones de los cónyuges es el modelo de vida que marcaran los caminos de la vida futura de los hijos. Es decir si el padre maltrata física y psicológicamente a la madre, esto daña y trauma demasiado la formación  de la personalidad de los hijos, es muy importante que no haya violencia familiar en el hogar, esta es la plaga que la destruye, hay que tener mucho cuidado en este tema.

Esta  gran diferencia que existe en la formación de los hijos, como padres y como esposos, lo hacemos, porque existen padres que educan a sus hijos con palabras muy elocuentes y teóricamente les hablan de la vida muy bonito y de sus experiencias altamente calificables,  que tienen una moral impresionante.  Pero con sus hechos demuestran todo lo contrario, porque sin saber de las horribles consecuencias que va a traer a sus hijos, delante de ellos golpean a la madre o las tratan con violencia familiar, sin ninguna consideración,  con palabras soeces  y repugnantes.

De esta manera se invalida toda enseñanza que recibieron de sus padres, de nada habrá servido pasarse horas con ellos dándoles todo su cariño y afecto como padres, porque el día que vea que su ser más amado está siendo humillada y maltratada por su padre, esto destruirá todo el amor que haya edificado de su padre, y no solo eso, sino que también deformará profundamente su personalidad,  abriendo una herida en su vida, que se convertirá en un trauma que lo llevará hasta su propio matrimonio, en donde se podrá repetir esta cadena.

Insistimos que es importante la Escuela de Padres, pero creemos que es mas importante la Escuela de Esposos, porque el comportamiento entre esposos, es el eje de la formación de la personalidad de los hijos. 

Ratificamos que es muy importante la Escuela de Esposos,  pero para cumplir con esta tarea  tiene que haber mucha orientación familiar, sobre todo la educación como esposos.  Por experiencia en la orientación familiar, hemos comprobado que en el comportamiento de ellos, un error grave  que puedan cometer en su vida matrimonial, puede ser causa de  un trauma profundo en la formación de la personalidad de los hijos, y esto en su futuro matrimonio  puede arruinarle, quiere decir que por un error  de los esposos, se puede arruinar el matrimonio de los hijos veinte o veinticinco años antes de su  futuro matrimonio.

Por esta razón los padres deben tener en cuenta esta educación como esposos, para tomar conciencia del gran daño que hacemos a nuestros hijos, cuando no actuamos correctamente con nuestro cónyuge. Por eso es bueno poner más énfasis en la relación como esposos, porque de aquí depende toda la Armonía Familiar que debe existir en el hogar,  armonía familiar es:
El entendimiento entre los miembros de un hogar, se expresa en un estado de animo armónico, dialogante y de entrega; sustentado en Valores y Principios de Vida, encaminados a conseguir vivir en la Verdad y lograr un desarrollo Moral, intelectual, económico y espiritual.

Creemos que es  indispensable establecer una Escuela de Esposos  como complemento de la Escuela de Padres, e insertarla en la Política Municipal  de Familia, este programa debe  desarrollarse obligatoriamente  en todos los centros educativos.

Si queremos restaurar a las familias que viven en violencia familiar que son más del 50% en nuestro país, se debe insistir que este programa de Escuela de Esposos, se establezca dentro de la Política Municipal de Familia, Escuela de esposos es:

Orientar a los padres de familia para que formen bien la personalidad de sus hijos, y así disminuir sus traumas psicológicos, para que en el futuro los hijos no distorsionen su conducta, todo esto basado en los valores de vida que son: la verdad, la justicia, la unidad, la libertad, la paz, la armonía, la vida.  Teniendo como meta que las familias vivan en armonía familiar en sus hogares.

Esta política debiera ser la columna principal del Gobierno Municipal, con la finalidad que este normado en las leyes para su aplicación a nivel nacional.

Toda acción hecha con amor con nuestro cónyuge, son las primeras piedras del cimiento de la personalidad de nuestros hijos. Esta es la base de la formación integral en la educación de nuestros hijos, lamentablemente la gran mayoría de nuestras familias no conocen esta educación, y por carecer de estos principios,  fácilmente son arrastrados hacia la destrucción.

De esto se desprende que si no hay una buena orientación para los padres de familia, donde los esposos puedan asimilar estos dos principios, todo lo que se haga por querer ayudar a la familia será un fracaso.  En realidad hemos descuidado esta parte de la vida de esposos y lo hemos tomado a la ligera, no hemos dado el valor debido como eje de matrimonio.  Y al haber desplazado los valores de nuestra vida, millones de matrimonios han llegado al divorcio  por haber heredado la violencia, el maltrato y la humillación.  Creemos que si los padres de familia no hubieran caído en la violencia familiar, muchos de estos hogares no hubiesen sido destruidos.

Es muy importante tener una buena relación entre cónyuges, como un buen testimonio,  basado en los valores de vida  para nuestros hijos y para Dios.  Todo lo que necesitamos para tener una vida feliz es tener humildad y respetar la vida de los demás.   Estos dos principios ayudan a los esposos a amarse más y ayudarse uno al otro, es  recomendable  no llegar a las críticas destructivas mutuas, esto es fundamental para la formación de la personalidad de los hijos.

Los organismos del Estado que velan por la familia deben trabajar asesorados por  la Iglesia para que de esta manera puedan efectivizar la restauración de las familias que viven en conflicto.  Si se trabajara coordinadamente disminuiría considerablemente la violencia familiar en los hogares.  Esto traerá grandes frutos para nuestra sociedad, por que los males sociales que hoy agobian a nuestro país,  se erradicarían.

La actual Política Municipal de Familia, es insuficiente y hasta cierto punto incorrecta, por que la violencia familiar no se soluciona con la presencia policial ni judicial, si no se debe solucionar con la orientación familiar, con mensajes para cambiar la violencia familiar en los hogares, y estos puedan vivir en armonía familiar, esto lo consideramos como una gran meta de la Escuela de Esposos.    

 Lima-Perú, 30/10/2008                                                                           Autor: Ing. Hernán Vásquez Cabrera