D I A L O G O     F A M I L I A R

El  Matrimonio constituye una intima comunidad de vida y amor, y como tal en el debe haber una intima comunicación de familia. El diálogo entre esposos debe fluir incesantemente porque la familia se alimenta del diálogo.  El vivir sin dialogar o comunicarse entre esposos,  pone en riesgo  la estabilidad de la familia y pueden llegar a la violencia familiar,  así se agrava las crisis familiares, pudiendo llegar a la desintegración.

Los padres deben tener un diálogo fluido con sus hijos, éste es demasiado importante para la unión familiar, y sobre todo es un buen alimento espiritual entre padres e hijos.  Los hijos así triunfarán en la vida y no correrán riesgo de frustrar sus estudios y de adquirir una profesión adecuada.  El mejor diálogo empieza comunicándonos con Dios en oración, esto nunca debe fallar, porque mediante este dialogo habrá armonía familiar en el hogar.  Una forma de medir el mejor diálogo entre esposos está en la medida de  habernos puesto de acuerdo, quiere decir que si no llegamos a un acuerdo el diálogo se queda sin frutos, no es  un buen diálogo, luego es importante después de un diálogo siempre llegar a un acuerdo.  Para un buen diálogo es importante que los esposos cedan un poco, y todo esto este  fundamentado en el valor de la Verdad, así brotará un incesante diálogo en la  familia; de lo contrario cualquier otro diálogo no tendrá mucha trascendencia ni buenos resultados para la familia.

En estos últimos tiempos, la familia ha sido envuelta en el huracán de la modernidad tecnológica, moda, juegos, etc.  Algunos padres se encuentran muy entretenidos en la satisfacción de sus sentidos, esto es uno de los factores principales de la pérdida del diálogo íntimo en el seno familiar.  Luego el diálogo entre esposos  es hablar de nuestras vivencias, alegrías, planes, desacuerdos y todo lo referente al matrimonio y  a los hijos.  Si hablamos entre esposos de fútbol, de política, de farándula y otros temas de mundo, eso no es diálogo entre esposos, es simplemente una conversación. Por eso es importante el diálogo entre esposos. Si no dialogamos entre esposos como consecuencia, la familia se destruirá vertiginosamente, por eso es importante impulsar el diálogo familiar con la participación de todos los miembros en forma de Asamblea.

Da excelentes frutos cuando dialogamos en Asamblea de Familia, consiste en: reunir a la Familia en forma periódica, como si fuera una Asamblea de alguna institución.  Se elegirá a un Director de Debates, habrá una Agenda, un Libro de Actas, para anotar todos los acuerdos de dicha Asamblea.  Inicialmente es bueno que la primera Agenda sea para que los hijos nos digan todos los defectos que ellos ven en nosotros los padres, y en el desarrollo de la Asamblea buscar soluciones y comprometernos a cumplirlas para mantener la Armonía Familiar en el hogar.  En la siguiente Asamblea hacer una evaluación del cumplimiento de los acuerdos tomados. En otra Asamblea, nosotros los padres diremos los errores de nuestros hijos y de igual manera ellos se comprometerán a corregirse, siempre entre esposos tratemos de cumplir los acuerdos, para dar un buen ejemplo a nuestros hijos en bien de una Paz Familiar.

El  Matrimonio impone obligaciones a los esposos de mantenerse unidos, mediante el diálogo, porque ya no son dos sino una sola carne.  La Biblia dice: “lo que Dios unió no lo separe el hombre” esta es la fuente de la comunicación conyugal, y es la fuerza que nutre la vida en común. “A más diálogo más unión conyugal”.  

PARA MEJORAR EL DIALOGO CONYUGAL SE REQUIERE:

OBJETIVO: a)  Siempre llegar a un acuerdo,  siempre cediendo.    b)  Evaluar el diálogo en la familia, corrigiendo los errores,   c)  Ser testimonio de diálogo para otras familias,   d)  Que el diálogo sea la puerta de entrada a la armonía familiar. 

Lima-Perú, 16/12/2009                                                            AUTOR: ING. HERNAN VASQUEZ CABRERA